Sunday, October 6, 2019

No hay ninguna razón para una espiral inflacionaria por eliminación de subsidios

No hay ninguna razón para una espiral inflacionaria como consecuencia de la eliminación de subsidios a los combustibles en #Ecuador.

El impacto en costos es menor al 3 % (en promedio; obviamente más alto para transporte, pero es una parta relativamente baja de canasta básica). Por ej., aumento de 10 centavos en pasajes (límite superior) equivaldría a $6,20 por mes (2 viajes diarios), menor al aumento del Bono de Desarrollo Humano (y 1,5 % del salario mínimo).

La dolarización impide una expansión monetaria, que alimentaba inflación en el pasado.

Podría haber algo de especulación en primeras semanas, por la paralización de transporte y quienes buscan “pescar a río revuelto”. Pero los grandes supermercados sólo harán ajuste por el aumento de costos de transporte (1-2 %).

Mi expectativa es un aumento de precios del 3 % de una sola ocasión (un shock de oferta), que podría llegar a 4 % por efecto expansivo del aumento del Bono (aunque también hay un efecto contractivo por reducción de gasto público en $2.200 millones). Ojalá NO aumenten salario mínimo, dado que ya es MUY SUPERIOR al de Colombia y Perú.

Friday, October 4, 2019

Gasto adicional de familias por eliminación de subsidios es menor al 3 % del ingreso

El BID hizo un estudio detallado sobre el impacto de eliminar los subsidios a los combustibles en el #Ecuador (y las posibles medidas de compensación).

Con escenarios de precios del crudo alto, medio y bajo, el gasto adicional por la eliminación de los subsidios de la gasolina y diésel era menos de 3 % del ingreso (con un mayor impacto en los quintiles de ingresos más altos). Cabe anotar que estamos actualmente en un escenario de precios más bien bajos.

La compensación requerida (aumento del Bono de Desarrollo Humano) era de $13,1 para el diésel y $6,1 para la gasolina. Esto dejaba a los quintiles uno y dos (de menor ingreso) con una ganancia neta. También recomendaba ampliar la cobertura del Bono, para cubrir una mayor proporción del segundo quintil.

En el caso del gas doméstico y la electricidad, el gasto adicional era más alto, y, además, afectaba en mayor medida a los quintiles inferiores.

https://publications.iadb.org/publications/spanish/document/Pueden_las_transferencias_del_gobierno_hacer_que_la_reforma_de_los_subsidios_energ%C3%A9ticos_sea_socialmente_aceptable_Un_estudio_de_caso_sobre_Ecuador.pdf

Nota bene: esto se refiere al impacto inicial de la eliminación de subsidios. Posteriormente, podría haber un impacto de alzas (o bajas) del precio global del crudo, como ocurre en la mayoría de los países del mundo que no tienen subsidios. Un alza del 25 % del crudo podría tener un impacto del 1 % en la inflación.



Thursday, October 3, 2019

Impacto de la eliminación del subsidio a la gasolina extra y el diésel

Breve análisis sobre el impacto de la eliminación del subsidio a la gasolina extra y el diésel:


1. La gasolina extra sube de $1.85 a $2.30 el galón. No es algo desmedido.

2. El impacto inflacionario no es tan significativo, dado que es un porcentaje mínimo del costo de los productos (tanto en transporte como en producción).

3. El impacto social se mitiga, mediante el aumento del bono de desarrollo humano en $15 al mes, a $65 (y el aumento de la cobertura a 300.000 familias adicionales, alcanzando a un tercio de la población).

4. Ya estaba previsto un aumento de las tarifas de transporte público (manteniendo el subsidio para estudiantes y personas de la tercera edad).

5. El impacto ambiental es muy benéfico, al incentivar el uso de transporte público, reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero (cambio climático) y de partículas (contaminación). Esto redunda en un impacto positivo en salud (menos problemas respiratorios).

6. El reto ahora es  cambiar matriz energética del transporte hacia la electricidad (metro, tranvías, teleféricos, buses eléctricos, carros eléctricos).

7. La alternativa era un aumento del Impuesto al Valor Agregado en 3 puntos, al 15 %. El IVA es un impuesto regresivo, afecta en mayor proporción a los sectores de menores ingresos. Y es contractivo, hubiese empujado a la recesión.

8. El argumento de que, como somos país petrolero, la gasolina debe ser barata, es falaz.

El #Ecuador importa mayor parte de derivados, y gastaba miles de millones de dólares anuales en este subsidio, que era regresivo, beneficiando en mayor medida a 2 quintiles de mayores ingresos

9. Colombia y Perú también son países petroleros, y no solo que no tienen subsidios a los combustibles, sino que imponen impuestos, lo cual es lo correcto ambientalmente.

Parte de subsidio de #Ecuador se iba en contrabando (se estima que $500 millones al año).

Mi análisis del paquete económico, publicado en @revista_gestion 








Wednesday, October 2, 2019

Un paquete económico equitativo, equilibrado y pro-ambiental

NOTA: la eliminación de los subsidios a la gasolina regular y el diésel fue retirada el 14 de octubre, tras protestas de los indígenas y trabajadores.  No obstante, sigue siendo urgente eliminar dichos subsidios, por todas las razones anotadas (fiscal, ambiental, cambio climático, equidad social, salud).

Por Luis Fierro Carrión, para Revista Gestión (*)

Pese a las expectativas negativas sobre un aumento importante de impuestos (IVA, impuesto a la renta), el anuncio del paquete económico efectuado por el presidente Lenín Moreno en la noche del 1 de octubre refleja un conjunto de medidas que promueven la equidad, el equilibrio fiscal y al medio ambiente, y genera a la vez expectativas de mayor crecimiento económico, innovación y empleo.

Fue una sorpresa grata que el Gobierno – escuchando a muchos quienes señalamos que un aumento del IVA en las actuales circunstancias no sería aconsejable, dado que el Ecuador se encuentra al borde de la recesión económica – decidió no apostar por ese camino para cerrar la brecha fiscal.

Como hemos señalado en varios artículos recientes, el Impuesto al Valor Agregado (IVA) es un impuesto contractivo y regresivo, pues afecta en mayor proporción a los sectores de menores ingresos. En el segundo semestre de 2019 el crecimiento fue un anémico 0,3 % anual, y adicionalmente está cayendo el empleo adecuado y aumentando la pobreza. También puede haber jugado un papel la realidad política, de que una mayoría en la Asamblea Nacional parecía estar opuesta al aumento de este impuesto.

En lugar de ello, y acogiendo nuevamente la sugerencia de muchos economistas y ambientalistas, se decidió eliminar el subsidio a la gasolina extra y el diésel (ya se había suprimido previamente el subsidio a la gasolina súper de alto octanaje). El subsidio en si es regresivo (la mayor parte del beneficio se queda en los dos quintiles de ingreso más alto), por lo cual su eliminación resulta progresiva. Y una parte significativa del subsidio se escapaba en contrabando a los países vecinos (fomentando la corrupción). Adicionalmente, esta medida tiene efectos benéficos para el cambio climático (incentiva la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero), el ambiente (reduce la contaminación), para la salud, y para la distribución del ingreso. La reducción de gastos es similar al monto que se hubiese podido recaudar con un aumento de 3% del IVA ($1.300 millones).

Adicionalmente, para reducir el impacto social, se anunció que se aumentará en $15 el bono de desarrollo humano (transferencia condicionada en efectivo), y se ampliará a 300.000 familias adicionales la cobertura de este bono, con lo cual llegara a 1,3 millones de familias (más de 5 millones de personas, es decir cerca de un tercio de la población). No se ha aclarado si se generara un subsidio al transporte público, pero ya se había anunciado previamente un aumento a 35 centavos, que podría ser suficiente.

Aparte de la eliminación del subsidio a la gasolina extra y el diésel, se va a pedir a las “empresas que perciben ingresos por más de 10 millones de dólares al año, pagarán -por 3 años- una contribución especial que totaliza más de 300 millones” (texto del anuncio del Presidente Moreno).

Se anuncia una reducción, o eliminación en algunos casos, de los “aranceles para maquinaria, para equipos, y para materia prima tanto agrícola como industrial”. Esto puede abaratar los productos ecuatorianos, con lo cual podría aumentar el consumo interno y se podrá exportar con mayor competitividad.  El Presidente también anuncio una reducción y simplificación del impuesto a la renta único al banano.

Se van a suprimir los impuestos a la importación de bienes de tecnología (teléfonos celulares, computadoras, tabletas), con el objetivo de promover la educación, la innovación y la competitividad.

Igualmente, con la meta de dinamizar la economía, el empleo y las exportaciones, se permitirá a los exportadores “optar por un procedimiento simplificado, de devolución automática de tributos al comercio exterior, por un porcentaje del valor FOB de exportación”.  De igual manera, se ha eliminado el anticipo al impuesto a la renta.
Se va a reducir a la mitad (2.5 %) el Impuesto a la Salida de Divisas (ISD) para la importación de materias primas, insumos y bienes de capital que “constan en el Listado del Comité de Política Tributaria”.  Se bajarán también los aranceles de los vehículos de un valor interior a $32.000 “para aquellos emprendedores que usan su auto o camioneta para comercializar sus emprendimientos”. 

Con respecto al sector de la construcción, a partir del mes de noviembre se anuncia la ampliación del “Programa Casa para Todos”, añadiendo mil millones de dólares en créditos hipotecarios, a una tasa de 4.99% anual.

Reducción de la masa salarial

Si bien se menciona que ya el gobierno ha eliminado 20 ministerios y ha separado a 23.000 funcionarios (incluyendo 170 asesores del gabinete ministerial), no se menciona reducciones adicionales de personal, como algunos especulaban. 
Moreno destacó que ya se ha bajado en 20 % los sueldos del nivel jerárquico superior, y se señala que, para preservar el empleo, pero reducir la masa salarial, “los contratos ocasionales se renovarán con un 20% menos de remuneración.”
Adicionalmente, el Presidente indicó que los empleados públicos (con excepción de la fuerza pública y los prestadores de servicios sociales) dejarán de tener 30 días de vacaciones, y pasarán a los mismos 15 días del sector privado. 
Los empleados de las “empresas públicas aportarán mensualmente, con un día de su salario. Esto, porque su remuneración, es superior a la que se percibe en el resto de la administración pública”.

Reformas laborales

Con respecto a las reformas laborales, no se especifican bien (y además tendrán que ser tramitadas por la Asamblea Nacional), pero en líneas generales se menciona:
Nuevas modalidades de contrato para quienes inician un emprendimiento.
Nueva modalidad de contrato de remplazo en caso de licencia de maternidad y paternidad, así como enfermedades catastróficas.
Facilidades para el teletrabajo.
Contratos con período determinado

Al parecer se reemplazará la jubilación patronal existente (que únicamente beneficiaba a los empleados con más de 20 años en una empresa), por “una nueva forma de jubilación patronal, en la que los empleadores incrementarán su aporte mensual en un 2% en beneficio de los nuevos trabajadores. Ese valor adicional, podrá ser ahorrado en el IESS o en fondos privados.”

Un paquete equilibrado y equitativo

Moreno terminó su alocución destacando que las medidas van a permitir crear “Un Ecuador de más oportunidades, de prosperidad, empleo y felicidad”.
Quizás no cabe tanta euforia, pero es cierto que el paquete, en su conjunto, atiende varias necesidades, algunas de las cuales habíamos destacado en un articulo publicado en esta Revista el 26 de julio (https://revistagestion.ec/economia-y-finanzas-analisis/por-que-el-ecuador-sigue-endeudandose-asi):

Reduce el gasto corriente, y en particular la masa salarial del sector público. 
Elimina el subsidio a la gasolina extra y el diésel (al parecer se mantiene el subsidio al gas de uso doméstico). 
Aumenta el monto y la cobertura del bono de desarrollo humano, paliando el impacto social de la eliminación del subsidio a los combustibles.
Aumenta una contribución especial de las empresas mas grandes del país.
Se había mencionado la posibilidad de aumentar el impuesto a la renta personal de los segmentos de mayor poder adquisitivo, pero a la postre dicha medida al parecer quedó en el tintero.
Se reducen los aranceles para la importación de materias primas, bienes intermedios y bienes de capital para la producción, así como el impuesto a la salida de divisas para estos fines.  También se elimina el arancel a la importación de bienes de tecnología.
Se dibujan los lineamientos generales de la reforma laboral, incluyendo la contratación por plazo fijo, y para emprendimiento. Se modifica la jubilación patronal, reduciendo una carga a las empresas (y que solo beneficiaba a un grupo reducido de empleados que cumplían al menos 20 años en una sola empresa), y permitiendo además ahorrar dichos fondos en el IESS o en fondos privados. Varias de estas propuestas deberán ser aprobadas por la Asamblea.
El elemento que faltaría es la privatización o concesión de empresas públicas, aunque el Vice-Presidente anunció que se iniciará en breve en el caso del Banco del Pacifico, CNT y la Hidroeléctrica Sopladora. 
Entiendo que se ha elaborado una reforma a las normas monetarias y que rigen el Banco Central, lo cual podría aliviar el “hueco” o brecha entre las reservas internacionales y los depósitos en el Banco Central (de $6.800 millones).

(*) Economista de la PUCE, posgrados de la Universidad de Oregón y la Universidad de Texas en Austin. Fue funcionario del BID de 1997 a 2013, y Representante del Ecuador ante el FMI en 2006. Asesor en temas de financiamiento climático y para el desarrollo. Opiniones personales, no reflejan las de institución alguna.

(una versión de este articulo se publicó en Revista Gestión el 2 de octubre)


Friday, September 27, 2019

Por qué el gobierno insiste en endeudarse a altas tasas de interés?

Por qué el gobierno insiste en endeudarse a altas tasas de interés?

- No reduce gasto corriente
- No reduce subsidios lo suficiente 
- No aumenta recaudación tributaria
- No logra privatizar o concesionar activos del Estado
- Debe reconstruir reservas internacionales 


Mi análisis en @revista_gestion 

Wednesday, September 11, 2019

Salario mínimo real en Ecuador aumentó por encima de productividad

El salario mínimo real creció mucho en el Ecuador entre 1995 y 2015, muy por encima del aumento de la productividad.

Para 2015 estaba debajo únicamente de Paraguay y Chile.



Esto llevó a que el salario mínimo en Ecuador se aproxime al salario mediano (cerca del 80 %). El porcentaje es similar a Colombia o Ecuador, inferior a Paraguay. Esto es positivo en términos de equidad, pero negativo en cuanto a generar incentivos para trabajadores más calificados.



Un efecto de elevaciones del salario mínimo real muy por encima de la productividad y que se aproxime al salario mediano, es el aumento de la tasa de incumplimiento del salario mínimo, que alcanzó un 36 % en #Ecuador (más alto en Colombia, Perú y Paraguay).



No obstante, el hecho de que el salario mínimo haya aumentado por encima de la productividad (medido por PIB per cápita, por ejemplo), le resta competitividad al Ecuador.

En el gráfico se observa que el salario mínimo de Ecuador está por encima de países con mayor PIB per cápita.


Aquí otra forma de ilustrar lo anterior: gráfico del PIB per cápita y la relación entre sueldo mínimo y salario mediano. El #Ecuador sólo por debajo de Paraguay en Sudamérica en dicha relación (eje horizontal)


Esto se refiere al salario mínimo mensual. No toma en cuenta que:

▪️ Jornada laboral semanal en #Ecuador es de 40 horas semanales, menor a Colombia y Perú.
▪️ En el Ecuador se paga décimo tercer y décimo cuarto sueldos, más fondo de reserva.
▪️ El Ecuador está dolarizado, y por ende no puede reducir salario real vía devaluación .> inflación.

Para un análisis más profundo sobre efectos causados por aumento del salario real en #Ecuador, recomiendo este artículo de Nicholas Gachet y Carlos Uribe.

Basan su análisis en el sueldo por hora trabajada.

Encuentran que:

- el numero de horas trabajadas se redujo, especialmente en el sector privado.
-los sueldos en el sector publico son mucho mas elevados que en el sector privado.
- bajo la desigualdad en los salarios, tomando en cuenta varios factores: nivel de educacion, nivel de ingresos, y cohorte (edad).


https://twitter.com/Nichogachet/status/1141084153255014401

Los gráficos son tomados de estudios publicados por el PNUD.

https://www.ipc-undp.org/pub/eng/PIF42_Minimum_wage_global_challenges_and_perspectives.pdf

Ver hilo en Twitter

https://twitter.com/luis_fierro_eco/status/1171741192276627456?s=21

Friday, August 30, 2019

The Sustainable City, a key driver for social transformation in Europe, Latin America and the Caribbean

The Sustainable City, a key driver for social transformation in Europe, Latin America and the Caribbean | ⁦‪@eulacfoundation‬⁩ ⁦‪@idameriques‬⁩

Report of the colloquium organized in Paris, May 2018. I participated in the organization and realization of the event.

Monday, August 12, 2019

Interesantes artículos sobre 40 años de democracia en Ecuador, crecimiento económico e instituciones

En los últimos días se han publicado dos artículos interesantes sobre los 40 años de retorno a la democracia en el Ecuador, y su relación con el crecimiento económico, las políticas públicas y las instituciones.

El primero, titulado "40 años de democracia y crecimiento económico: ¿cuál es la relación?", de Daniel Baquero, se pregunta por que la economía no ha logrado alcanzar un crecimiento sostenido, y plantea la interrogante si "el tumultuoso periodo democrático fue el causante del bajo crecimiento económico; o, por el contrario, si fue el pobre crecimiento económico el que afectó la consolidación democrática".

http://foroeconomiaecuador.com/fee/40-anos-de-democracia-y-crecimiento-economico-cual-es-la-relacion/?fbclid=IwAR1-bpi6gLsZW-hfMP9cbZ-eR05gJKaEG8lZCfSTJRXY0J6j8z1FGkmmeBs

Indica que "desde 1979 la tasa de crecimiento del PIB per cápita promedió un 1%, lo que significa que el ritmo ha sido insuficiente para cerrar la brecha con los países más desarrollados. Un hecho aún más relevante, tal vez, es que el ritmo de crecimiento fue además altamente volátil. Es decir, el crecimiento estuvo sujeto en gran medida a los shocks externos que no solo se limitaron a los petroleros, sino que provinieron de desastres naturales, crisis internacionales; aunque también jugaron su rol fundamental los factores internos".

Se pueden distinguir claramente dos periodos: entre 1980 y 2000, el PIB per cápita se estancó (pasó de $3.681 a $3.663, en dólares constantes 2010, ajustado por paridad de poder de compra).

Para 2018, había alcanzado $5.185. En las dos décadas mas recientes, el país estuvo dolarizado, y, entre 2007 y 2014, obtuvo muy altos ingresos por el alza del precio internacional del petroleo.



El crecimiento del PIB per cápita de Ecuador fue muy inferior al alcanzado por otros países de la región, como Chile, Uruguay, Panamá y Costa Rica. Estos países tienen instituciones más fuertes y han logrado establecer políticas de Estado en favor de la inversión, el crecimiento sostenido y el aumento de la productividad

Otros países se han mantenido estancados (Nicaragua), o incluso tenemos el caso de Venezuela, cuyo PIB per cápita se ha colapsado a la mitad.

En el Ecuador, ni siquiera en los gobiernos más de derecha (Febres Cordero, Durán Ballén) se han adoptado realmente reformas de liberalización económica.

Baquero dice “Por lo tanto, existió una persistencia de políticas e instituciones ineficientes (ej. déficits fiscales recurrentes, reglas fiscales ignoradas o eliminadas) que fueron evidentes en los momentos de presión económica, pero que pudieron pasar a un segundo plano cuando el contexto internacional era favorable. La persistencia de estos elementos, tanto institucionales como de política pública, estaría asociada con la persistencia de los incentivos de quienes tienen el poder político para distorsionar el sistema para su propio beneficio (Acemoglu & Robinson, 2006).”

El segundo articulo es el de Diego Ordóñez, quien sostiene que en el Ecuador ha habido una “derecha corporativa” (rentista diría yo) y una izquierda troglodita (estalinista), y ambas han coincidido en promover políticas proteccionistas y rentistas.

El articulo se titula "Derecha corporativa e izquierda troglodita: el bloqueo de 40 años", y afirma que el Ecuador "está en la cola, junto con Venezuela y Nicaragua, en ejecutar reformas estructurales que han llevado a otras economías a crecer sostenidamente, crear riqueza y mejorar las condiciones de vida de la gente".


Destaca, como ejemplo, que el gobierno de derecha de Febres Cordero, lejos de impulsar la liberalización económica, "el alto gasto se mantuvo, no se privatizó ningún activo estatal, sostuvo precios políticos y heredó un elevado déficit fiscal. Y para atender los intereses que representaba, modificó la sucretización realizada en el gobierno precedente: eliminó el cobro de intereses de mercado y la tasa de riesgo cambiario"

Esperemos que en 40 años más, el Ecuador haya alcanzado el sendero de un crecimiento sostenido y sostenible.

Tuesday, July 30, 2019

El ajuste fiscal es consecuencia del desajuste 2014-17

Mi artículo en Revista Gestión, 28 de Julio, 2019

Nadie culpa a los bomberos por los incendios. Pero al FMI lo culpan de los programas de ajuste que son requeridos cuando estalla un “incendio” de desajustes fiscal, de balanza de pagos o macroeconómico. La necesidad de un fuerte ajuste fiscal en 2019-2021 (mejorar el balance fiscal en 5 % del PIB) es una consecuencia directa de que el gobierno de Rafael Correa (y el primer año del gobierno de Lenín Moreno) permitió que el incendio del creciente déficit fiscal se extendiera sin que se hiciera mucho por extinguirlo, recurriendo a endeudamiento cada vez más oneroso.

Con la llegada de Richard Martínez al Ministerio de Economía y Finanzas, se empezó a tratar de lidiar con el tema, dado que era cada vez más insostenible recurrir al endeudamiento externo caro, y se logró un Programa de Ajuste con el Fondo Monetario Internacional (FMI), aprobado por su Directorio el 11 de marzo, 2019.
El incendio se desató en 2014, cuando la caída del precio del petróleo crudo en el mercado internacional comenzó a mermar los ingresos fiscales. También tuvo un impacto el terremoto en Manabí y Esmeraldas, la revalorización del dólar, la pérdida de competitividad del país, y una recesión económica (que redujo los ingresos tributarios).
En un periodo de apenas dos años, los ingresos del Sector Público No Financiero cayeron de 38,4% del PIB en 2014 a 30,3% en 2016, una caída de 8,1 puntos.
El gasto fiscal, que había alcanzado la bicoca de 43,6% del PIB en 2014, se contrajo, a 38,6 % del PIB en 2016, y bajo aún más a 36,5% del PIB en 2017. No obstante, el déficit general estalló, pasando de 5,2% del PIB en 2014 (muy elevado para el periodo precrisis) a 8,2% del PIB en 2016.
Seguir leyendo:






Wednesday, June 26, 2019

El reperfilamiento de la deuda no es un ahorro para el Ecuador

Mi articulo publicado en Revista Gestión 
El Ministerio de Economía y Finanzas emitió un boletín titulado “La deuda externa del país se redujo en USD 50 millones”.  El mismo explica que, mediante la colocación de $ 1.125 millones en bonos 2029, se había logrado recomprar bonos 2020 por $ 1.175,37 millones, con lo cual “el ‘stock’ de la deuda se redujo en USD 50,37 millones”.
También destaca el hecho de que la operación permitirá que en marzo 2020 no sea necesario pagar $ 1.500 millones, con lo cual la “presión sobre la caja fiscal se alivia” y será posible canalizar recursos hacia “proyectos de protección social”.
Si bien es cierto que el saldo de la deuda en bonos se redujo en $50 millones, el servicio de la deuda asociado a este bono se duplicará, aproximadamente. Nueve años adicionales de intereses, significará pagos adicionales de intereses por unos $ 1.088 millones(tomando en cuenta que el vencimiento ahora será en 2029 en lugar de 2020). El boletín, además, incurre en un error técnico, al afirmar que se redujo el cupón (que se mantuvo en 10,75%), cuando en realidad lo que bajó fue el rendimiento efectivo a 9,85% (dado que los bonos 2029 se vendieron con un premio).
Leer más: